Que los alimentos ya no saben como antes, no es algo nuevo, que mucha gente desconoce donde se ha producido lo que pone en su plato, pues tampoco. Muchos niños y niñas no han visto nuca la cara del cerdo

con el que han elaborado esas salchichas que comen cada día.
En los patios de los colegios se ven cada vez mas los envoltorios de esos falsos y peligrosos almuerzos a base de bollos rellenos de azúcar, chocolate y un sinfín de aditivos alimentarios que sustituyen tristemente al bocadillo que comíamos algunos, y que es ahora casi una pieza de museo.

Es muy difícil encontrar en la actualidad en las panaderías un producto elaborado a base de harinas de las de toda la vida, agua y levaduras, vamos, lo que siempre hemos llamado pan, y que ahora nos disfrazan con nombres “tradicionales” pero con ingredientes modernos y técnicas industriales, en un afán despiadado por ganar cuota de mercado aumentando al máximo los beneficios a costa de ofrecer al consumidor sucedáneos cada vez más alejados del producto original, con menos nutrientes, y más ingredientes “cuanto menos” sospechosos de ser poco saludables para nuestro organismo.
Pero no todo el mundo esta siguiendo el mismo camino, y por eso nos vamos hasta Leziñena, en Zaragoza para hablar con Ana Marcén Murillo, una de las responsables de un interesante proyecto llamado Ecomonegros 03… que nos va hablar sobre, pan, sobre agricultura ecológica, y sobre la recuperación de nuestra cultura, nuestras señas de identidad a través de nuestras semillas, y nuestros alimentos…
Bueno, vamos a dar paso a Ana,, y a preguntarle por todos estos temas…
Aquí os dejo el audio de la entrevista para que la disfrutéis.

Anuncios