Esta semana dedicamos el programa a la presentación del libro “¿Por qué Marx no habló de copyright? – La propiedad intelectual y sus revoluciones” y nos acompaña en el estudio su autor, David García Aristegui, junto a los prologuistas del libro, Igor Sádabaen el estudio y César Rendueles en conexión telefónica.

Este ensayo recorre la historia de la propiedad intelectual y los derechos de autor en los últimos tres siglos, con la pretensión de comprender como hemos llegado a la situación actual en la que las entidades de gestión amasan dinero a espaldas de los artistas sin atender a los principios bajo los que fueron creadas, y por otra parte lo que se ha llamado Cultura Libre, con el copyleft y las Creative Commons al frente, se ha demostrado a lo largo de estos años que no resuelve los problemas de los creadores, a pesar de la buena prensa de la que han gozado en sectores próximos a los movimientos sociales.

La izquierda en general nunca ha tenido muy claro donde posicionarse en el tema de los derechos de autor, y le ha costado sobremanera reconocer los derechos como trabajadores a quienes participan en el sector cultural. En palabras del autor de#MarxCopyright, la situación actual aboca a los consumidores a conformarse con la cultura producida desde el mainstream o a la producida por rentistas, que son básicamente quienes quedan libres de la burbuja del emprendizaje y de la plaga de precariedad más absoluta que asola el panorama cultural e incorpora los peores valores del neoliberalismo y de la ideología californiana. Precariedad, buenrollismo y desregulaciones son el día a día de una situación que no se resuelve con licencias, sino con sindicatos.

Aprovechamos para elucubrar como será el panorama cultural en los próximos años, y para repasar la historia de la primera huelga de actores y actrices en España, en mayo de 1975, o la gran huelga del sector audiovisual norteamericano en 1980 que movilizó a 67.000 trabajadores y consiguió que 51 de los 52 nominados a la entrega de los Premios Emmy boicoteasen dicha gala. ¿Quién fue el esquirol?.

También damos un repaso a la caradura de David Bowie con la emisión de los Bowie Bonds, unos bonos en los que se podía invertir a futuro en los derechos de autor del artista y que llevó a Bowie a conseguir la pasta que necesitaba a costa de las pérdidas de sus inversores.

¿Cómo serían las cosas ahora si Marx hubiera hablado de copyright?.
Descarga:
https://archive.org/details/BarrioCaninoVol145

 David García Aristegui

Igor Sádaba
Anuncios